viernes, 30 de abril de 2010

23) CEREMONIA DE APERTURA DE CHACRAS





23) CEREMONIA DE APERTURA DE CHACRAS

Estamos en la sala grande, escuchando lo que va a ser nuestra apertura de chacras. Para poder sanar a los demás y a nosotros mismos, necesitamos que nuestro cuerpo y nuestra mente estén preparados para ello.
Aunque los chacras no salen en los libros de anatomía médica oficial, hay culturas milenarias que los mencionan a lo largo del cuerpo humano y que vienen a ser las 7 puertas de entrada y salida de las emociones, cuya alteración puede provocar patologías médicas.
La medicina oficial no los contempla, pero si que es verdad que últimamente los mira de reojo. Digamos que es más permisiva al respecto. Pero una cosa es permitir que puedan existir y otra muy distinta admitir que sea el origen de una enfermedad.
Estamos estirados en el suelo, muy relajados, en meditación, vestidos de blanco. Poco a poco vamos pasando uno a uno, delante de Alex para la ceremonia de apertura.
Tengo los ojos cerrados, por lo que no veo nada de lo que ocurre. Solo oigo de lejos algunos ruidos. Nadie habla. Debo dejarme ir al cero absoluto.
Noto un arañazo en la palma de las manos, en la frente y en el pecho. Poco después, siendo un calor intenso en esos tres lugares. Casi quema. Unas manos se ponen encima de mi cabeza durante unos minutos. Alguien me coge por el brazo y me invita a levantarme de la camilla para ir a otro sitio. Caminamos lentamente. Noto cierto escozor en los 3 sitios. Acabo estirándome en el suelo y ahora debo seguir relajado, no pensando en nada. Me quedo como dormido. Al tiempo, mis ojos se abren y ven el techo de la sala, la misma en que han pasado tantas cosas. Para acabar la ceremonia, hay que cerrar todos los temas pendientes que tengamos. No podremos sanar con eficacia, mientras no perdonemos a todos los que consideremos que nos han ofendido. Es imprescindible partir de un cero espiritual. Como un reset del PC. Veo un poco de cera en los tres sitios. Estoy muy tranquilo y relajado. Miro alrededor y veo gente durmiendo, en meditación o llorando. Hay de todo.
Cuando hemos pasado todos, los colaboradores nos explican otras partes del significado de esta ceremonia.
Es importante que una vez abiertos los chacras, empecemos a sanar y que no dejemos de hacerlo, porque sino se van cerrando y pierden su capacidad curativa. Actúa como una coraza que impide vehicular las emociones, cerrando sus puertas.
Toda una filosofía de la sanación, pero también de vida.
Cambiamos impresiones sobre esta intensa sesión y escucho todo tipo de emociones. Personalmente no he notado nada especial, a excepción de las tres heridas. Debo ser un aburrido emocional, porque mis sensaciones están muy lejos de las bonitas historias que se cuentan por aquí.( viajes a otras dimensiones, lágrimas por recordar a otras personas desaparecidas o no, etc...).
Pero puedo afirmar que le he puesto toda la convicción del mundo al hacerlo. También es verdad que así escrita en el papel parece muy fría, pero hasta a mí se me escapó alguna lágrima en algún momento. Fue preciosa!....Maravilloso conectar con tu propio yo durante un rato, en un ambiente así, para una persona tan tecnificada como yo. Ha sido todo un lujo.
Todo lo que ocurre aquí tiene una carga emocional intensa y se lee con una filosofía distinta. Aplicarlo según su rango es más difícil y practicarlo todavía más para un occidental clásico.
Cuando consigues al fin, navegar con la barca por su río filosófico es una delicia para los sentidos. Para conseguirlo hay que dejar muchas cosas atrás y despegarte de casi todo. Luego vendrán los meandros del camino, saboreando con nuestro paladar emocional, cada rincón de estas nuevas experiencias.
Después de todo esto, no creo que sea posible volver a ser el mismo de antes. ( Por suerte…!) Es como si hubiese aprendido hablar un idioma nuevo. El lenguaje de los sentimientos y las emociones, al servicio de la sanación energética.
Todo un lujo para un medico normal como yo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario