miércoles, 28 de abril de 2010

21) PUENTE ENTRE LA MEDICINA CLASICA Y LA NATURAL.

21) PUENTE ENTRE LA MEDICINA CLASICA Y LA NATURAL.

Todos tenemos un Pepito grillo detrás de nosotros. ( ver foto de abajo derecha) El mío espiritual se llama Rosalinda. Es una mujer fantástica, de palabra fácil y tan respetuosa en su diálogo, que hablar con ella de cualquier tema, es música para mis oídos. Tiene ese pequeño punto de ironía educada en su conversación que hace que sea una delicia estar con ella.
Hace 4 meses, hablábamos de su viaje a Filipinas hace un par de años. Me explicaba que todavía ahora le era difícil explicar lo que le ocurrió allí. Así pues, me animó a que le escribiera de vez en cuando, para describirle desde mi punto de vista, lo que iba viendo. Le interesaba mucho la visión de un médico en todo aquello.
Y el veneno empezó a correr por mis venas. Al mes siguiente, ya había montado este blog para explicar, lo que estáis leyendo. Empecé en febrero del 2010 y ella es la culpable de la existencia de este blog.
Cuando leo el principio, me entra la risa de ver lo ingenuo que era. Ni loco hubiese imaginado en el Follón en el que me estaba metiendo.
Relaté un poco de historia de que como empecé en el mundo de los “yuyus”, porque sabía que un mes después tenía un viaje programado a Filipinas y a modo de periodista, debería ir explicando lo que veía bajo mi óptica de médico.
Hoy hace exactamente un mes que volé hacia Manila y ya estoy en el capítulo 21. La verdad es que han pasado muchas cosas y no me ha sido fácil exponerlas con el respeto que se merecen.
Al principio, me veía como un simple cronista de lo que iba sucediendo. Pero cada vez, mi lado médico se hacía mas pesado en mis pensamientos.
A una velocidad endiablada, estos se agolpaban en mi cabeza y pedían respuestas. Ahora ya no es suficiente: puede servir de algo todo esto que he aprendido?
Y entonces se me ocurrió establecer un puente entre la medicina convencional ( o clásica ) y la medicina natural.
Es imprescindible que vayan unidas y cogidas de la mano. Una no debería existir sin la otra.
Veo que será una lucha de gigantes, porque habrá que derribar muchos mitos. Pero que caray!… el mundo es de los valientes y yo no suelo dar un paso atrás, por defender una idea. Si he de ser un pionero en este tipo de lances, pues bien llegado sea.
Mi padre, médico también ya lo fue en su especialidad en los años 50. Hoy día en todo el mundo, todavía se utilizan las técnicas que el inventó. Me contaba que en sus inicios, tuvo sus detractores. Hombres de miras cortas y cerebros pequeños. Pero salió adelante y llego a ser el rey de su especialidad.
No espero llegar tan lejos, pero me atrae la idea de volver a los orígenes de la medicina e integrar culturas y hábitos sanadores ya olvidados, porque veo al hombre como un ser humano integral. Hemos llegado a tal punto de sofisticación técnica en la medicina, que en el camino muchos de los médicos van perdiendo su humanidad y parte de su criterio. Los enfermos se han convertido en un número de dossier anónimo, lleno de pruebas diagnósticas. Se olvidan que detrás hay una persona que sufre y un entorno familiar que se pierde en el camino.
Y esto lo dice un médico totalmente tecnificado, con un despacho lleno de ordenadores y máquinas que hacen diagnósticos.



Evidentemente, no todos son así y hay honrosas excepciones, Pero me da la impresión que cada vez somos menos, los que hacemos otro tipo de medicina mas humana.
Mi buen amigo Jean Jaques, un geólogo francés, ( arrriba en la foto, abajo derecha) dice que deberíamos volver a la época de los druidas de antaño y recuperar no solo técnicas olvidadas sino también una filosofía de vida, más cercana al suelo que pisamos y a nuestro entorno natural.
Que significa unir lo clásico con lo natural?
Pues, sin dejar de usar la tecnología que la ciencia médica ha aportado, hay que tener en amplia consideración el aspecto mas humano, sensitivo y espiritual del paciente. Un detenido estudio de otros patrones actualmente no considerados como médicos, pueden ayudar en la victoria sobre la enfermedad.
He descrito minuciosamente lo que he visto sin intentar juzgarlo. Si los sanadores usan una hoja de papel como scanner, un lápiz como laparoscopia y una güija como vademecum (libro de medicamentos) para determinar un tratamiento, no creo que lo hagan por snobismo, sino por necesidad. Aquí vamos a la universidad para aprender y allí la universidad de la vida les enseña otro tipo de sanación. La única diferencia es que si de pequeños, la familia ya detecta que tienen dones especiales, los dirigirán hacia la sanación o la mediumnidad.
No tienen la tecnología que tenemos aquí, pero se desenvuelven bien en una parte de la medicina. No estoy diciendo que uses sus medios para operarte de un cálculo renal, de una vesícula biliar o de una trombosis en una extremidad. Pero muchas de las patologías existentes en nuestra sociedad occidental, posiblemente tengan unos inicios que puedan tratarse mejor con sus técnicas que con las nuestras.
Tranquilos que no estoy diciendo que saque mi lápiz del bolsillo de la bata y ausculte al paciente con él. Pero me pregunto con toda humildad, como lo hacen. Como llegan a curar patologías serías que nosotros los médicos ya hemos desahuciado. Como hacen para trasladarse a otra dimensión y solo con las armas de la palabra y sus manos, consiguen sanar. Les he visto utilizar medios rústicos para su cometido, Pero solo son eso, simples medios.
Allí es donde nuestra investigación médica debería actuar, analizando las capacidades de esos seres únicos para mí. Descubrir porqué ellos llegan y nosotros no.
Seguro que hay cambios fisiológicos en nuestro cuerpo, cuando ellos actúan, pero todavía no han sido explorados con firmeza. Y claro, como la oficialidad no lo contempla, será “que no existe”.
Porqué pensaré en burros de orejas largas al decirlo?
Un ejemplo tipo, sería tratar un cáncer con todos los recursos médicos avanzados de hoy día (medicina clásica) , contemplando también en el tratamiento, aspectos psicológicos y espirituales, que pueden haber facilitado su aparición. La simultaneidad de ambas medicinas.
Que tiene de arriesgado?. Hoy día, no conozco a casi nadie, que en algún momento de su vida, no haya practicado algún remedio casero o no convencional, en si mismo. Cada vez lo usa mas gente, pero muchos se lo callan por vergüenza o por no salir “en la foto”. Que dirán ¡..Que dirá fulanito si se entera!...
Para mi es práctica habitual preguntar a los pacientes que visito, si usan alguna terapia alternativa y de que tipo, Me interesa saber si les va bien, como les afecta a ellos y que consiguen mejorar.
Puedo asegurar al lector, que cada día veo mas pacientes que utilizan medios no convencionales con mejorías espectaculares de sus patologías y no son banales en la intensidad de sus lesiones.
Aunque parezca mentira, el mundo económico esta ayudando bastante a entrar en estas posiciones. Los laboratorios médicos están dirigiendo sus miradas a remedios naturales, cuanto mas lejos y recónditos mejor (en cualquier selva tropical en la otra punta de un mundo inexplorado) e intentar usar, copiar o sintetizar aquella hoja de una planta que utiliza la tribu “x”, para solucionar una patología concreta. Está establecida una guerra a muerte entre los laboratorios, para ver quien inventa algo nuevo que funcione sin efectos secundarios y llevarse la noticia en "prime time". Si hay dinero por medio, seguro que funciona.
Con la base de la medicina natural, chamánica, tribal o de cualquier apellido que queráis poner, se debería incluir y estudiar lo que hacen, en una especialidad cuyo nombre no encuentro en este momento, para co-ayudar al médico. Hay países como Francia o Canadá que están muy avanzados en estos temas, pero siguen siendo muy restrictivos con su práctica. Y esto sin hablar de las titulaciones.
He visto mejorías espectaculares y diagnósticos no convencionales. Muchos han mejorado. No podemos anclarnos en los milagros eternamente, como causa de ello. La unión de las dos medicinas es una necesidad para el médico y el paciente.
Y no se trata de que cuando el paciente salga de una consulta abarrotada de máquinas en una clínica, pase a la habitación de al lado y le abra la puerta un “brujo” con taparrabos y pluma en la cabeza, para curarle con sus medios.
Como en todas las profesiones del mundo, hay buenos y malos. Clásicos y atrevidos. Solo hay que separar a los charlatanes y advenedizos de los que pueden aportar parte de su ciencia, hoy día casi olvidada o ignorada.
Muchos están en contra y se burlarán de estas ideas. Pero la vida me ha enseñado, que una cosa es hablar para el público y otra muy distinta para uno propio.
Conozco personas que públicamente se ríen de todo esto y que en privado lo utilizan.
Cuando te toca la lotería mala de la vida y un cáncer se adueña de un familiar tuyo, te coges a un hierro candente para salvarle la vida. Una vez lo has probado todo, entras en el mundo médico alternativo con mejor o peor suerte.
Porque estas opciones tienen que estar escondidas en un piso oscuro en las afueras de la cuidad, con un hombre-mujer al frente con pocos medios?
Entiendo perfectamente que desde el punto de vista oficial, tampoco se puede abrir el grifo indiscriminadamente y aceptar sin más que todos entren en el mundo de la sanación, sin control.
Pero vivimos en una época en la que todo está tipificado y legalizado y estoy seguro que no sería difícil encontrar soluciones viables.
Lo importante es investigar sobre medios no convencionales, lo suficiente para poder utilizarlos.
Solo es el principio. Seguro que a más de un médico se le ocurrirán cosas con la base de lo que explicado aquí. Es una punta de flecha directa a una nueva forma de ver la medicina.
No excluyente. Respetuosa. Valiente.
Una medicina que se merece la época en que vivimos.
Una medicina del hombre que esta naciendo, con más espiritualidad y apertura de conciencia.
Un hombre nuevo que posiblemente ya está cambiando hasta su ADN.
Tú que lo estás leyendo, ya eres uno de ellos.
Ayúdanos a cambiar actitudes y lo conseguiremos.
El hombre del futuro ha llegado.




...y ellos, los niños de hoy, nos curarán mañana.

2 comentarios:

  1. Hola! resulta muy interesante encontrar este blog, ya que no es habitual ver expresadas opiniones de primera mano acerca del trabajo de energías por parte de un médico profesional, y si uno trata de buscar por ahí tiende a encontrar muchas romanticadas y parafernalia que una acaba sintiendo como muy alejadas del "asunto real" de la cuestión. Siempre he pensado que lo ideal sería unir ambos conceptos, desde un conocimiento profundo de la medicina y también la experiencia energética; no creo que nada que se vaya más a uno u otro lado merezca llamarse "holístico".
    Realmente, lo cierto es que no tengo una duda concreta, sino una curiosidad inmensa acerca del tema y montones de preguntas que vienen y van en mi cabeza... Hace poco recomendé a un amigo que practica reiki por su cuenta y no sabía qué estudiar que se metiese a medicina, por lo mismo; pensé que probablemente le diera una visión más amplia del asunto y creo que no me equivoco, y que por otro lado puede ayudarle a expandir su propia percepción de la sanación, ya que en ocasiones me da la sensación de que cree saberlo todo y está lejos de ello... Pero bueno, estoy divagando. Sea como sea muchas gracias por publicar aquí su visión del tema, resulta muy esclarecedora, de algún modo. Muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Dudo qeu las palabras puedan espresar lo que siento.

    Es un orgullo (como ser humano) y un inmenso placer poder leer tus experiencias. Eres valiente y tu luz ilumina nuestra oscuridad.

    Seguiré leyendote y agradeciendote de corazón que compartas y transmitas tan necesarias palabras para conseguir el cambio que tanto se resiste y que necesitamos.

    Juan Carlos.

    ResponderEliminar