sábado, 17 de abril de 2010

16) EL DEDO DE DIOS?


16) EL DEDO DE DIOS?

Es posible que me repita como el ajo, pero aquí cada día pasan cosas importantes y de un significado espiritual extremo. A veces, varias situaciones intensas el mismo día .
Bueno, pues hoy es un día mas de cosas raras.( no frecuentes, irracionales, espectaculares, etc….he agotado mi vocabulario de adjetivos superlativos…)
Pensad que además de las sanaciones energéticas de Alex, están sus charlas y enseñanzas. Y entre medio de ellas, suele entrar en trance, conectar con el mas allá, traer mensajes o materializar piedras en sus manos o en la boca.
Como conferenciante es único, porque os puedo asegurar que aquí nadie se duerme y que el grado de atención es máximo. Si te despistas unos minutos, te puedes perder la chispa del día. ( es curioso porque he visto a personas aguantándose para ir al lavabo, para no perderse el trance del momento…….se huele en el ambiente que va a pasar algo…)
Estábamos haciendo una rueda de sanación., en la que los que están enfermos si sitúan alrededor de una mesa central, sentados en el suelo y los demás en círculo exterior con las manos extendidas, para enviarles energías de sanación.
Alex esta hablando. De pronto, se pone a cantar algo así como un mantra. Marika (que lo conoce como si hubiese estado a su lado toda la vida) se acerca a él, dándose cuenta, de que algo va ocurrir .Entra en trance. Lo aguanta antes de que caiga al suelo por detrás. Pero esta vez se queda de pié, con los brazos extendidos hacia delante. A los pocos segundos da unos pasos al frente y señala con las manos a una mujer. Antes de ser tocada por el, cuando sus manos están a unos 20 centímetros de la cara, la mujer se desploma al suelo. Nos coge a todos de improviso y los que están detrás la cogen al vuelo para que no se golpee con la cabeza. Y así consecutivamente con varias personas. Marika dice que estemos tranquilos, que no pasa nada y que nos dejemos ir. No pasa nada. Yo lo veo desde el otro extremo de la habitación y pienso dentro de mí, que es una alucinación colectiva, pero que si me llega a mi, aguantaré y que seguiré en pié. A medida que va caminando, las personas que están delante de él van cayendo como moscas. Algunos los toca en la frente, pero a otros ni eso y también se caen. Alucinantemente incomprensible. Me doy cuenta de que Alex se acerca a Angus, que es muy alto y no habrá nadie para sostenerle. Voy corriendo hacia él y llego justo a tiempo para que no se clave en el suelo. Sin darme cuenta han caído casi todos los que estábamos en la sala. Debemos quedar solo unas 5 personas en píe. Todos los demás están en el suelo estirados como semi-inconscientes. Todo eso ha pasado en menos de un minuto. Sin darme cuenta tengo a Alex delante de mí: es mi turno. Son momentos de duración infinita y se hacen larguísimos. Sus dedos impactan en mi frente y como todos, caigo al suelo, desplomado. Mis rodillas se han doblado y no se como, aparezco estirado en el suelo. Luego, tengo la sensación de que vivo aquellos momentos justo antes de que te anestesien por alguna operación, en que empiezas a perder el mundo de vista. Estoy en el vacío absoluto. No frío, no calor, no nada. El silencio se instaura en mí: no oigo nada. No se cuanto dura este estado semicatatónico, pero puede que hayan sido unos minutos (entre 3y 5) .
Ha sido como si me tocara el dedo de Dios?
Vuelvo en mi, empezando a conectar mis sentidos básicos. Tengo la cabeza apoyada lateralmente en el suelo y desde esa posición veo hacia un rincón de la sala, que varios hombres sostienen a Alex estirado, aguantándolo por debajo y elevándolo hacia el cielo. Quiero levantarme y no puedo. Hago varios intentos y fracaso en todos ellos. Me vuelvo a estirar y a levantar. Vuelvo a caer al suelo. No tengo fuerzas para sostenerme de pié. Posteriormente vería unas fotos que sacaron y casi todo el mundo estaba de pié, menos yo que seguía estirado en el suelo.
Al final, han pasado varios minutos más y consigo posicionarme a cuatro patas y repto hacia una silla, donde recuerdo que tenía mi máquina de fotos. Con duro esfuerzo llego allí, cojo la máquina y saco fotos de varios hombres sosteniendo Alex en lo alto. Marika va escuchando lo que dice, ya que trae un mensaje estando en trance.
Yo sigo obnubilado,… no me entero de nada. Estoy como sordo y ausente.
( En la foto superior, soy el que esta estirado de espaldas en el suelo )
Cuando pasó todo, me enteré a posteriori lo que había ocurrido, aunque hay varias versiones sobre el porqué.
Alex dice, que al ser un grupo muy compacto y unido, los que estamos allí, conseguimos una unidad energética muy fuerte y facilita la aparición de estos fenómenos. (Por llamarlos de alguna manera, con todo el respeto del mundo).
Dice que es Jesús, quien ha entrado en él y tiene un mensaje para nosotros. Una parte de él ha entrado en nosotros y para conseguirlo debíamos estar inconscientes. En estado de vigilia no era posible recibirlo. El destino final es que su energía este en nuestro interior. Un regalo de Dios. Hemos recibido un impulso de energía, en proporción a quien lo necesite. La finalidad, es un tema mas dudoso, ya que puede ser que nos haya dado el conocimiento (mas que un don) para sanar o simplemente una energía que necesitaremos para mas adelante. La que necesite cada uno individuamente.
Dice también que debemos estar orgullosos de vivir en directo estos momentos únicos y que hemos sido elegidos para realizar una labor humanitaria sin precedentes.
Todo esto ocurría por la mañana. Por la tarde, nos reunimos para cambiar impresiones sobre lo que había ocurrido. Escuchamos varios puntos de vista, verdaderamente interesantes. Unos más filosóficos que otros, pero todos genuinos en su exposición.
Cuando Alex entro en la sala, dijo ya estoy de nuevo aquí, ….y soy yo. Se dirige a mi, preguntándome: Como ha vivido un médico como el Dr. Paco, lo que ha ocurrido aquí?
En ese momento, me quería esconder bajo tierra y pasar la respuesta a otro. Vaya compromiso!!!. Me levanté y conté lo que ya estáis leyendo. La diferencia es que tenía que explicar lo inexplicable, y ahora he tenido tiempo para digerirlo (es una forma de explicar algo que es difícilmente comestible y para un médico todavía mas).
Una cosa si es verdad y es que después de esto, mis manos están mas calientes y noto como un lejano cosquilleo en ellas, además de aparecer mas vascularizadas. (Enrojecidas) Significado?...médicamente algunas opciones. Espiritualmente… un sin fin de ellas y personalmente, ni idea.
Lo que leéis es un mero guión de los hechos, pero tendríais que añadirle un container enorme, lleno de emociones diversas. Pero son difíciles de encajar en mi hoja de papel.
Aquí cada día pasa algo inaudito y tengo la impresión de estar siempre en el meollo del remolino. Marika se cansa de repetir que esto no siempre es así y que esta vez, las energías deben ser muy fuertes, para que pase. Pero las emociones son diarias y aquí, nadie se quiere perder nada de lo que pasa. Que locura pero que felicidad por vivirlo.

Llevamos solo un par de días y ya veis lo que he contado. Si esto es así de fuerte, no quiero ni pensar, lo que ocurrirá en la profundidad de la cueva, cuando mañana vayamos a dormir allí. (Dicen los que ya han estado, que es donde las emociones son mas fuertes…).

Ni en el mejor y mas galáctico de mis sueños, habría imaginado la décima parte de lo que pasó en La Cueva. Preparaos a escuchar la parte más alucinante de mi relato. Un viaje a las entrañas de nuestro planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario