domingo, 25 de abril de 2010

17) LA CUEVA














17) LA CUEVA

Estamos viajando hacia lo aquí llaman la cueva. Está en una zona virgen de montaña baja. Hace una tarde preciosa de sol radiante y vamos caminando por un camino hacia arriba, hasta que llegamos a una zona mas amplia en que la que se ve mucha gente moviéndose de un sitio a otro. Al fondo, hay un fuego con una olla grande encima y un hombre que mueve su interior con un especie de remo. Es la sopa. Unas chicas jóvenes están poniendo platos y cubiertos en una mesa muy larga, donde creo que cenaremos. Como somos unas 65 personas, hay mucha gente que está aquí para ocuparse de la logística alimentaria y de acomodo.
Camino hacia el agujero de la cueva y me llama la atención su pequeña entrada. Habrá que agacharse mucho para entrar. Al lado del portal hay una roca con forma de elefante con su trompa elevada. Le llaman el guardián de la cueva.
De pronto un rayo de sol, incide encima de la entrada de la cueva , en otra roca plana de grandes dimensiones: se ve un búfalo!!. La cara le queda totalmente iluminada. Es totalmente un hallazgo. Una novedad. Se lo comento a Alex y me dice: Que bien!....el elefante ya no estará solo…tendrá compañía.

Un grupo de gente se agolpa delante de la piedra para ver el búfalo. Una mujer exclama: mira allí! No ves una mujer con un niño en brazos?...pues sí. Es verdad. En menos de 5 minutos entre todos hemos visto formas humanas y de animales en la roca. Desde luego, el sincronismo entre nosotros es mayúsculo.
Es emocionante porque hace mas de 5 años que viene gente por aquí y nadie había reparado en ello.
Los mas sensitivos, van dándole explicaciones del mas allá a los hallazgos de las rocas. Cuando miro las fotos de las piedras, la verdad es que se ven mejor las figuras que al natural. Me llama la atención unas letras de color verde que aparecen encima de una virgen en la roca. Esta escrita una palabra, ilegible para mí, escrita quizás en un idioma raro.
Llevamos 20 minutos aquí y ya pasan cosas raras. (se repite raro, has de cambiar adjetivo)
En resumen, fuera, en las rocas de la entrada a la cueva se ven:
Un elefante,
Un bisonte
Una virgen con un niño en brazos
Un hombre
Una mujer con unas letras en verde encima
Una mujer y girando su foto 180º , sale la cara de cristo ( similar al de la sábana Santa de Turin)
Capacidad de observación ¿ …de arquitectura abstracta?...o simplemente intencionalidad de querer ver cosas y encontrarlas. Mirad las fotos y opinar vosotros mismos.
Después de cenar y cantar, cayó rápida la noche y entramos. Alex estaba en su portal y nos bendecía al introducirnos (entrar en mas correcto). Una vez dentro las medidas se amplían y existen enormes estalactitas en paredes y techo.
Algunas formar figuras muy claras como el San Miguel. Es como el interior de una catedral, pero al natural. Las miles formas de las rocas visualizan diversas figuras, que son los guardianes de la noche.
A medida que vamos entrando vamos cogiendo sitio para extender nuestro saco de dormir: pasaremos la noche en las entrañas de la cueva a oscuras total, con la excepción de las tenues luces de interna que de vez en cuando pasan cerca de ti. Gente que se mueve de un sitio a otro o que salen fuera para tomar un té.
En la parte más cercana a la entrada existe una especie de sala más grande, donde se sienta Alex y Marika a su lado.








Nos avisan que dentro de la cueva viven unos pájaros de pequeñas dimensiones, que les llaman “Los pájaros sanadores “. La leyenda dice que si tienes la suerte de que te toquen durante su vuelo en el interior de la cueva, te curarás de tus dolencias.
Al poco rato ya estamos todos dentro, cantamos un mantra y Alex entra rápidamente en trance.
Trae un mensaje de la Dama Blanca: Está feliz porque estamos allí para ayudar en la construcción de la nueva Pirámide y demostrar interés para ayudar a los demás con la sanación.
Escrito así, me da la impresión de que queda muy frío. Tenéis que visualizarlo con una puesta en escena mágica, a la luz de las linternas, viendo solo algunas caras y muchas sombras. Unas 70 personas dentro vestidas de blanco y un silencio sepulcral. Cada voz, cada susurro, trae su eco de sonidos todavía mas roncos. Entre medio de todo esto, se escucha el vuelo de los pájaros sanadores volando por encima de nuestras cabezas.
( Mirad en la foto la cara de parto de Marika)
Acabado el mensaje, le vienen como unos espasmos a nivel del tórax, abre la boca y sale una piedra blanca con luz propia de destellos brillantes del tamaño de una nuez. Asombroso!! Se disparan los flashes y conseguimos alguna toma de ese momento único.
En la cueva solo se oye un “Ohhhhhhh” generalizado, pero de sonido bajo, como guardando el máximo respeto de la situación, sin estridencias ni fanatismos. Es la piedra de San Gabriel y es la primera que se pondrá en la base de uno de los pilares de la Nueva Pirámide de Luz.
Marika pone una tela delante de Alex y los que están enfermos pasarán delante de él, para sanarse.
Estamos totalmente emocionados y medio en coma todos por lo que estamos viendo, cuando de nuevo saca otra piedra por la boca de las mismas características. Seguimos el halo de luz hasta que llega a sus manos. Es la de San Rafael. Esta irá al segundo pilar de la pirámide.
Solo intentaros imaginar el grado de incredulidad y emoción por el privilegio de poder estar viviendo unos momentos tan únicos.
Y todo esto con la magia del interior de una cueva , su oscuridad y sus sonidos roncos.
Viene un momento de silencio y meditación y volvemos cada uno a nuestro sitio de dormir, cuando a medio camino tengo que volver atrás:
Marika está gritando mi nombre: Paco , paco ¡!! Ven…..yo me asusto un poco y pienso rápidamente que alguien necesita un médico.
Nada de eso. Me da mi piedra blanca de sanación. La Dama Blanca ha dicho que era para mi. La pone en mi palma y me quedo ya más alucinado de lo que estaba. Había oído hablar a algunos que la tenían , pero normalmente les eran dadas cuando habían venido varias veces. Es un gran honor tenerla. Es del tamaño de una aceituna, blanca y a veces con unas rayas marrones o negras. La mía es totalmente blanca con dos rayitas en un lado a modo de ojos de una cara.
Increíble!!....pero no se acaba aquí. Alex empieza a sacar piedras que son repartidas por la gente. En esa primera fase conté unas 25 piedras para personas que estábamos allí.
Ara ya tiene la suya. No se como explicaros unos momentos irrepetibles como estos, con un nudo en la garganta y con los ojos brillantes por escuetas lágrimas que caen de ellos hacia las mejillas. Deberían ser las 11 de la noche.
Alex dice que pasemos todos delante de él, que tiene un mensaje específico para cada uno de nosotros, de la Dama Blanca.
Una parte del mensaje me la quedo para mí, pero la otra dice que voy a ser un puente entre la medicina tradicional y la sanación natural: “Agua y hoja verde”. Mi emoción es mayúscula.
Es posible que pasaran mas cosas, pero solo me acuerdo que fuimos a intentar dormir, en nuestro lecho de piedra. Ara y yo, mirábamos nuestras piedras a la luz de las linternas. Teníamos nuestro pequeño tesoro y ya teníamos miedo a perderlo.
Pasa el pájaro volador por encima mío sin tocarme, pero lo hace con mi vecino: Creo que ha tocado a Angus. Ojala se cure!!
Nos dormimos. Hacia las 3 de la mañana, me despierto por unos fabulosos ronquidos que vienen por mi derecha. Parecen de un animal salvaje. Pero una chica que está cerca del roncador le increpa para que se calle. Funciona durante un ratito hasta que vuelve a las mismas.
Salgo fuera, Necesito que me dé el aire. Me encuentro con unas 10 personas que están hablando y tomando té. Los nativos están preparando el desayuno y los militares siguen vigilando en el entorno para evitar sustos de posibles terceros no deseables.
Cambiamos impresiones de lo ocurrido y vuelvo a las entrañas de la cueva.
Hacia las 6 de la mañana, unos cantos nos despiertan. Es música de Nieves y su grupo, una amiga de Alex. He soñado algo pero no recuerdo qué.
Debemos bajar al nivel mas hondo de la cueva, donde está el lago para ser bautizados con el agua de su cascada. La bajada es dura y empinada. Si resbalas, llegas abajo directo cayendo dentro del lago.
A medio camino de bajada, Alex vuelve a entrar en trance y saca otra piedra por la boca. Es San Miguel, Ya la tenemos para el tercer pilar de la pirámide.
Marika no da abasto con tanta piedra y ya no sabe donde guardarlas. Creo que le da una a Olivier para que la guarde.
Llegamos al fondo de la cueva, donde está la cascada. Vamos pasando uno a uno y Alex nos sumerge la cabeza dentro del agua. Es el bautizo de sanación. Alex toca el agua de la cascada con las manos y salen montones de piedras para repartir a la gente, Es alucinante. Con solo tocar el agua, las gotas de la cascada se transforman en piedras. Marika las va repartiendo como puede, ya que tiene más piedras en sus manos de las que caben. Muchas caen al fondo del lago. Que pena!! Con lo que cuesta tener una….
Casi todos tenemos piedra y somos muchos.
Pobre Alex, vaya esfuerzo ser una fábrica de tanta piedra, para que nosotros y la futura pirámide nos beneficiemos de ella.
Una vez han pasado todos, salimos fuera de la cueva y vemos los primeros rayos de sol con el desayuno. Miramos las piedras de los Arcángeles a través de la luz del sol y sale un color anaranjado en dos de ellas y azulado en las otras dos.
Olivier me pone la de San Miguel en mi palma y Carina poner sus manos encima de las mías, generando energía. Noto un calor intenso en mis manos y cosquilleos en los dedos. Tienen vida propia.!! Otros vienen detrás de mi para probar lo mismo.
Perdonar que no ponga mas adjetivos superlativos, pero se me han acabado.
Cantamos y hablamos entre nosotros y al acabar nos dirigimos hacia el lugar donde se construirá la futura pirámide de luz. Está un poquito mas abajo, a unos 10 minutos caminando. Vamos en procesión hasta allí y al llegar formamos un círculo donde estará la pirámide. Alguien no llega. Christiane no tiene fuerzas para subir la rampa del camino y Malihuana, un militar la lleva en brazos hasta el círculo.
Cantamos un nuevo mantra y Alex saca otra piedra de la boca: Es San Uriel. La última piedra que faltaba para el 4º pilar.
Ana entra en trance y trae un mensaje de cómo hacer la ceremonia con las 4 piedras obtenidas. Hay un pequeño agujero en el centro del terreno y Marika poner las piedras en el su suelo.



Brilla el sol y damos gracias a Dios por lo que hemos vivido como protagonistas de una maravillosa historia. El inicio de la realización de un sueño: La construcción de la pirámide luz en aquel lugar.
Cantamos el Aleluya.
Nuestro grupo tiene el privilegio de ser el precursor de su construcción.
Luego vendría la sanación de Christiane: “ Hay alguien aquí, que no puede caminar”….Levántate y anda!!!....y se marcho corriendo camino abajo…..
Pero este milagro ya lo he contado antes…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario