martes, 1 de junio de 2010

33) SANACIÓN: DE FILIPINAS A MONTERASO ( CATALUÑA)

33) SANACIÓN: DE FILIPINAS A MONTERASO ( CATALUÑA)

Son las 9 de la mañana y ya hay gente esperando delante de la puerta de Monteraso para recibir alguna sesión de sanación energética. Cuando Alex no está en Filipinas, uno de los lugares que realiza la sanación es en Monteraso. Está cerca del mar, detrás de una colina y es un lugar situado en un valle verde muy tranquilo. Los espacios son amplios y la propiedad deja la finca de modo altruista para la sanación. Viene gente de toda Europa y a veces inclusive mas lejos, para ser tratados por el sanador energético. Hacia el extremo del terreno, hay una casita de planta baja, donde los pacientes son preparados con relajación, antes de entrar a la sala de sanación. Antes de empezar, se establece un círculo de energía con todos los allí presentes, con las manos unidas y en meditación. Alex les explica que deben hacer, como han de relajarse y que dejen su mente en blanco, para situarse en un estado de semi-inconsciencia. De esta forma le será más fácil, sanarnos, si no oponen ningún tipo de resistencia física o mental, involuntaria.
En esta ocasión Jean Jacques ( J.J.) , Class y León, ayudarán a los pacientes a relajarse antes de entrar, acudiendo con menor cantidad de energía negativa posible. Alex recomienda abandonar nuestra mentalidad racional, para entrar en el dominio de la percepción de nuestro cuerpo energético sutil, para ser permeable al método del cuidado espiritual filipino. Este paso no es sencillo para un Occidental, pero es indispensable, para contrastar las fuerzas de sanación espirituales. Los pacientes acuden con diferentes patologías y suelen pasar dos veces delante del sanador, utilizando la misma técnica que realiza en Filipinas. Puede introducir las manos dentro del cuerpo para materializar la energía negativa, allá donde se encuentre o simplemente poner las manos encima del paciente en lugares concretos, para introducirles energía del cosmos. No todos los pacientes necesitan el mismo tipo de sanación y se acopla al tipo de patología que precisa el paciente. A los largo de estos últimos años, me van llegando noticias de casos que se curan espectacularmente y otros que no tienen esa suerte. Mi curiosidad insiste en saber, en que consiste la diferencia. No hay un patrón específico de curación o de algún tipo de patología con mayor suerte sanadora. La verdad, es que las curaciones más llamativas son las más desahuciadas.

El tipo de cáncer o tumor que lo invade todo y que la medicina no ha podido curar. Hoy mismo he sabido del caso de una mujer de 45 años con un tumor de utero que todavía no había tenido tiempo de tratarse, por ser tan reciente su diagnóstico ( hace un mes) y que ha mejorado completamente. Al día siguiente del sorpresivo diagnóstico pudo ser tratada por sanación energética y dice que ya entonces noto una franca mejoría. Para asombro de los médicos que la visitan, esta volviéndose a realizar todo tipo de pruebas, saliendo todas ellas negativas (sin la patología cancerígena). Ella, todavía no se lo cree y los médicos, menos. Otros casos no tienen tanta suerte y siguen el curso inexorable de la enfermedad. Donde esta la diferencia?.....Posiblemente, en la actitud del paciente. Ante la sanación energética, la actitud y la fe en la curación son vitales, para obtener un buen desenlace. Y estoy hablando de que ante tal situación, es posible que el paciente desencadene cambios fisiológicos, endocrinos o de inmunidad que faciliten la regresión patológica.

Lo que ocurre es de tal magnitud, que se nos escapa a la medicina convencional. Luego, hay casos que mejoran notablemente, pero simultaneando la progresión de la enfermedad con cierto grado de mejoría. Son los que tenían fecha de caducidad y esta se alarga enormemente, inclusive de años. Tampoco tienen explicación, pero es más digerible ya que de alguna manera, la enfermedad sigue allí aunque de forma no tan agresiva. Hay un caso que me ha dejado un sabor agridulce, al estudiarlo. Es el de Romualdo. 60 años bien llevados, pero con una cara de neo, enorme. (Así decimos los médicos de pacientes con cara de color cetrino, tirando a gris, ojos enjutos y caídos, piel macerada y mirada triste y dolorosa). Hablo con su mujer y me dice que tiene una neoplasia en la boca del estómago que le cierra el paso de los alimentos: no puede comer. Luego me dice que desde que lo conoce (toda una vida) nunca ha ido a los médicos y que siempre se visitaba con sanadores, chamanes y medicina natural, hasta que al final ha tenido que pedir un diagnóstico a un médico, porque su enfermedad actual no se curaba. Esta vez se lo ha jugado todo a una carta y ha decidido no operarse y seguir con la medicina natural: sanación energética. Alex lo ha visto en dos días varias veces. Veremos en el futuro cercano que pasa. No me atrevo a pronosticar nada, porque aquí se ve de todo. En mi opinión creo que debía haber jugado a las dos cartas: haberse operado del estómago por cirugía digestiva (por lo menos se sacaría el problema compresivo del tubo digestivo) y luego haber seguido el curso de su enfermedad con la sanación, si así lo quería. Creo que es innecesario arriesgarse tanto y dejarlo todo en manos de la medicina natural. Eso también es un error. No cuesta nada simultanear todos los medios que tengamos a nuestro alcance, dentro de los límites de la profesionalidad, de la especialidad que sea.

También han venido unos amigos que eran de lo mas incrédulo y después de haber hablado con ellos y visto en video lo que significa la sanación energética, querían asistir a una sesión de sanación. Lo han vivido en sus propios cuerpos. Querían sentir en su piel, lo que les hemos estado explicando este último mes y no les ha defraudado. No tenían nada serio, pero se encuentran mejor, aunque solo sea por sentirse con mayor energía. Necesitaban creer y han creído. Pero lo que mas les ha impactado, es la atmósfera que se establece en la casa. El silencio con que la gente entra a sanación y luego se estira en las tumbonas para relajarse. Un ambiente mágico de ternura, comprensión y fe, que embriaga a todos los presentes: enfermos y acompañantes. Porque no olvidemos, que por cada paciente, viene como mínimo un acompañante o dos. Es muy raro, que venga el paciente solo.(los hay). Cuando llevan varias horas paseando por el jardín, a la espera de su turno para entrar, establecen conversación con otros pacientes y se ve una unión de esperanza entre ellos, que les cambia la mirada. Nada que ver cuando llegan a cuando se van, ya que reflejan cierta felicidad en sus ojos. La felicidad de la esperanza de seguir viviendo. De poder estar con los suyos, sanos. De ganar esa batalla difícil, cuando tu fin se acerca. Ganar tiempo al tiempo.

Y Volvemos a ver a Christiane por el jardín. Ella sigue a Alex, donde quiera que vaya. Esta vez dice que no se encuentra muy bien, pero yo la veo francamente bien. No solo camina por el jardín, sino que la veo correr. También esta Coral, una simpática mujer francesa que aqueja desde hace muchos años una neuralgia del trigémino y que no mejora. Tiene siempre un dolor lancinante en la cara, que no cede con nada. Ha pasado varias veces por sanación con resultados, un poco mediocres según ella, pero con tendencia a mejorar.(le calma el dolor, durante cierto tiempo).

Cuando J.J. vino por primera vez a Monteraso, descubrió una zona en el jardín, a unos 30 metros de una casa, que existía un vórtice de energía con una medición de 40000 Bovis. (Pequeña dosis en la escala, pero mucha para un simple jardín). Le pedí que volviese a tomar la medición y esta vez dio 80000 Bovis. (Había subido inexplicablemente y solo habían pasado 4 meses). A día de hoy, no tengo explicación del cambio, pero estoy seguro de que en el futuro hablaremos de ello. Cuando vuelvo a pasar por zona del vórtice, veo que Coral se ha sentado delante con el pie desnudo encima de una piedra que esta en el centro. Dice que se siente bien con el pie allí. Estaré al tanto del curso de su neuralgia, porque si mejora, a lo mejor habría que proponer la construcción de una pirámide “energética” con su base en el centro. Empieza anochecer y los últimos ya se han ido. Estos venían de Marruecos y el viaje de vuelta será largo. Han sido dos días de sanación intensa y de muchas ilusiones en perspectiva. Habrá que esperar un tiempo para ver resultados. La paciencia no es mi virtud, pero transitaremos por ella, hasta que sepamos mas cosas…
………………………
………………………
Hoy he desempolvado el bioelectrografo ( Máquina que me consiguió Raúl, para hacer fotos Kirlian). ( Ver Capítulo 7 del blog ). He cogido a un grupo de 10 pacientes que han venido a Monteraso y les he hecho una foto de la yema de los dedos antes y después de pasar a sanación por Alex.
Los resultados son espectaculares y se demuestra la obtención de una enorme cantidad de energía por parte del paciente, después de la sanación.
Lo dejaré para un próximo capítulo, porque habrá tema para rato….

3 comentarios:

  1. Me encanta lo que haceis, yo era una persona que no creia en nada de todo esto de las energias.
    Pero alguien me habló del Reiki y lo hice, desde entonces practico y soy terapeuta. Mi vida ha cambiado y me encuentro muy bien

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes cuando vuelve Alex? y cuando hay un curso en filipinas o aqui? muy interesante su trabajo y sobretodo el bioelectrografo donde se puede adquirir uno??? Muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Per favor agrairia molt m'idiquessiu quant hi ha alguna sessió de Sanació amb Alex Orbito. Voldria ser atesa d'un problema de genoll. De tot cor agraïda

    ResponderEliminar