domingo, 14 de febrero de 2010

2) HISTORIAS DE LUZ, UNA MEDIUN MUY ELEVADA







2) Luz, practica la canalización y la sanación de las personas que se lo solicitan. Tiene ese " don " difícil de creer para muchos y que yo sepa, solo tienen ( de verdad ) unos pocos.
Desde que la conozco, ha ido evolucionando en su interior, aumentado notablemente sus capacidades sensoriales vibratorias y energéticas. Mientras canaliza trae mensajes de otra dimensión, para las personas que están a su lado o a las que esta tratando. Hasta ahora, por lo que he podido comprobar, sus predicciones se cumplen. Ve el aura de las personas. Es capaz de leer en su interior personal, como si realizase un scanner, las patologías clínicas ( de forma generalizada ) y las psicológicas. Ayuda a la gente, a nivelar su vida descontrolada y a que encuentren un camino mas fácil del que tienen.
Es capaz de relatarles su historia pasada y lo que les deparará el futuro, pero no como curiosidad del camino del destino, sino porque cree que sabiendo parte del mismo, pueden evitar caer en los errores que vendran. No cree en las casualidades y menciona, que todo tiene un porqué, por difícil que parezca.
Parte de su labor, es la sanación energética. Durante largo tiempo, escuché atentamente como lo hacía y ella con una paciencia de Santo, me iba preparando, para lo que dijo : Será parte de tu destino.
Una vez , cuando ella creyó que estaba preparado, me inició en la sanación espiritual. Me enseño el como , porque y de que forma lo debía hacer. Pasada esta fase, un día me atreví a probarlo. Despegué. Me puse delante de una persona con dolor e intenté curarla. Y así fue. Lo hice algunas veces más ( pocas ) y la verdad es que funcionó. Las personas se curaban y de forma muy rápida. Luego me asusté un poco, por ver ante mis ojos, algo que antes me habría parecido un milagro y que chocaba totalmente con mis convicciones médicas clásicas. En uno de los casos, aquella persona había pasado por muchos profesionales de la medicina, sin éxito. En menos de media hora, había mejorado y por primera vez en mucho tiempo, había dejado de tener dolor. Aún así, me costó creérmelo. Pensé en todo, menos en que lo había conseguido yo.

Un día Luz me pidió que le dibujara un cuadro especial para su consulta de trabajo en base a un sueño en el que veía como ayudaba a las almas a subir al cielo.
Cuando estuve inspirado, traduje su visión a un cuadro de fondo azul con unas manos que bajaban del cielo para abrazar a las almas que subían. Hasta aquí todo normal.

Lo curioso llegó cuando a los 3 meses en un viaje a Perú, ví en unas ruinas incaicas precolombinas el escudo del señor de Sipán , con el mismo dibujo que habia hecho. Puedo asegurar que no conocía con anterioridad esta imagen. Cuando lo ví, un poco mas y me da un " yuyu " del susto.

Premonición?... deja vu?...Dejo la respuesta a gusto del lector, porque yo todavía no lo tengo claro.


En el mismo viaje, un día llegamos al Machu Pichu. Nos sentamos con el poblado a nuestros pies, viéndolo desde arriba.
Luz entró en trance y me fue explicando durante casi una hora, la vida de los incas en la época precolombina, en un día de alguna celebración festiva para ellos. Me iba describiendo todo lo que veía
, incluyendo hasta los mínimos detalles de sus vestidos, peinados o joyas.
Había pasado por el túnel del tiempo, 1000 años atrás y describía con todo lujo de detalles la vida de entonces, como si fuera una película. Por cierto, menciono algo que no sale en ningún lado:


Debajo de las ruinas, existen unas grutas de enorme altura, donde realizaban ceremonias y guardaban parte de sus enseres. Hasta hoy, que yo sepa, todavía no se ha encontrado la entrada…

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola Paco.
    Esta semana he leído en maestrovirejo que han encontrado una entrada secreta a unas estancias subterráneas en Machu Pichu, donde se cree que guardaban sus tesoros.
    ¿Casualidad?
    NO lo creo.
    Gracias por tu blog y tu mirada nueva.
    Un abrazo.
    María

    ResponderEliminar